Lección anterior Guardar y continuar  

  Lee esto. La historia de Juan también puede ser tu historia.

¿Por qué debes leer lo siguiente?

Porque podrás ahorrar mucho tiempo en tu proceso de preparación. Aprende cuál es la esencia de nuestro método y termina de estudiar en el menor tiempo posible.

La historia de Juan el Fotógrafo.

Juan era un fotógrafo colombiano al que le apasionaba tomar fotos de los sitios más hermosos de su país. En sus múltiples viajes, ya había acumulado una buena cantidad de fotos que compartía con sus amigos y en las redes sociales.

Un día, una empresa muy importante que había visto su material en Facebook, le pidió que participara en un proyecto para tomar 1.000 fotografías de todos los lugares que pudiera visitar entre Riohacha al norte y Pasto al sur occidente del país, pero le puso algunas condiciones.

La mitad de las fotos las necesitaban en dos días. Las demás podían demorar varias semanas. Cada una debía ser única, diferente de todas las demás y no aceptaban copias de otros fotógrafos. No podía repetir lugar, personas, paisaje, monumento, calle o edificación. Debería incluir al menos diez ciudades en su trayecto y la cantidad de fotos por ciudad debería ser al menos de cincuenta.

Si no le asignaban el proyecto, se perdía la posibilidad de recibir unos ingresos importantes que estaba necesitando urgentemente para terminar de realizar su gran sueño: montar una empresa de medios audiovisuales con última tecnología para tomar fotos y videos de los lugares más espectaculares de Colombia.

Juan sabía que el tiempo no era suficiente. No había forma de que él pudiera recorrer prácticamente toda Colombia en dos días, detenerse en tantas ciudades y en cada una ir a todos esos lugares. Era absolutamente imposible.

Aún así, decidió tomar el riesgo y aceptar la oferta pues necesitaba mucho ese dinero para cumplir el sueño de su vida. Además, tenía un as bajo la manga: él ya tenía fotografías de algunos de esos lugares.

Juan se puso en la tarea de revisar su material fotográfico y encontró que efectivamente, tenía fotografías de seis ciudades, precisamente en esa misma ruta, partiendo desde Riohacha y hasta Montería.

En dos días tendría que visitar cuatro ciudades. No tenía que comenzar en Riohacha, el punto de partida. Podía iniciar en Montería. Era también muy difícil pero se podía lograr, con esfuerzo y disciplina.

El punto medio de todo el trayecto era Medellín, así que seleccionó cuatro ciudades y comenzó su travesía. Como le sobró un poco de tiempo, alcanzó a tomar unas cuantas fotos extra que incluyó en todo el paquete.

Al entregar más de la mitad de las fotos, Juan cumplió todas las expectativas de la empresa. Gracias a esto, se dio a conocer ampliamente y otras empresas lo contrataron, no solo como fotógrafo sino como documentalista de la Colombia profunda. Así, pudo realizar su sueño y dedicarse a lo que más le apasionaba en la vida.

¿Qué tiene que ver la historia de Juan con la validación del bachillerato?

Mucho. De hecho es casi lo mismo. En la validación los plazos también son muy cortos. Usualmente de menos de 6 meses o menos de un año. Además, en la validación, ya hay trabajo adelantado. Te explico.

1. Juan podía cumplir con el proyecto si entregaba la mitad de las fotos. A ti el ICFES solo te exige obtener la mitad del puntaje en la prueba para entregarte el diploma.

2. Juan ya tenía parte del trabajo realizado y eso le facilitó cumplir el plazo de dos días. Tu también tienes parte de los conocimientos requeridos, ya sea por tus estudios o tu experiencia de vida, por tanto, no tienes que estudiar todo el material sino solo una parte.


En pocas palabras, ¿cómo es nuestra metodología?

Consiste en responder muchas preguntas de todo el bachillerato. Son casi mil en total. Son cuestionarios de preguntas tipo ICFES. Los llamamos simulacros.

Tus respuestas correctas en los simulacros son conocimientos que ya tienes. Eso no lo debes estudiar, si no quieres. En cambio, tus respuestas incorrectas son conocimientos que aún no tienes. Eso sí que lo debes estudiar.

Y, ¿cómo haces para estudiarlo?

Muy fácil. Para eso son los talleres. Cada taller te presenta los mismos temas del simulacro que lo acompaña, solo que no en formato de pregunta sino en formato de material de estudio.

Te explico con un ejemplo. Digamos que presentaste el simulacro número 8 de matemáticas que tiene 22 preguntas y fallaste las preguntas 10 a la 15.

Eso significa que en el taller no debes estudiar las preguntas 1 a 9 ni 16 a 22 pues son conocimientos que ya tienes. En cambio, sí te debes concentrar en estudiar las preguntas 10 a 15.

¡Pero ojo! El taller no te va a enseñar a responder las mismas preguntas que ya te hicieron sino que te va a enseñar todo el tema.

Me explico, si fallaste una pregunta de la reproducción celular, te enseña todo el tema; si fallaste una pregunta sobre suma de fracciones, te pone a hacer ejercicios de todo tipo de números fraccionarios, o si fallaste una pregunta sobre la Edad Media, te pone a estudiar toda la Edad Media.

De esa manera, la próxima vez que te hagan una pregunta sobre esos temas, tendrás más posibilidades de responderla correctamente.

De esta manera, validando el bachillerato con el TECH de la Sabana podrás optimizar tu tiempo de estudio y prepararte muy rápidamente para presentar el examen de validación.

Pero, ¿te tienes que conformar con obtener apenas la mitad del puntaje?

No. Rotundamente no. Nuestra meta, debo decirte, es que te gradúes de bachiller. Así medimos nuestro éxito. Y, honestamente, es también la meta de muchos estudiantes. No nos interesa para nada que nuestros estudiantes no se gradúen. Por eso tienen acceso a todo el material de estudio, sin costo adicional, hasta que obtengan su diploma.

Pero nuestra meta no necesariamente es tu meta. El material al que tienes acceso te explica la gran mayoría de los temas de la validación. Así, y con tu disciplina para estudiar, podrías obtener un puntaje muy alto, como el requerido en algunas de las mejores universidades de Colombia.

Comentarios y Preguntas
2 comentarios