Lee esto. La historia de los tanques de agua.

Si no lees esto, te vas a perder en el camino.

A continuación te voy a contar cómo funciona nuestra metodología mediante la metáfora de los tanques de agua.

Comprende cuál es la esencia de nuestro método, aprendiendo la mayor cantidad de conocimientos en el menor tiempo posible.


Los tanques de agua.

Supón que los conocimientos son un tanque de agua. Todos los conocimientos del bachillerato están representados por el tanque completamente lleno, como lo muestra la siguiente imagen.

Figura 1. El tanque lleno representa todos los conocimientos del bachillerato.

Las personas que tienen este nivel, responden correctamente todas las preguntas. Nadie ha llegado hasta esta altura. Es el nivel de la perfección. Pero ojo. Nadie te está pidiendo la perfección.


El tanque semi-vacío de tus conocimientos.

Ahora supongamos que tus conocimientos están representados por el siguiente tanque.

Figura 2. Tanque semi-vacío que representa el nivel de conocimientos del estudiante típico.

Esta es la situación normal de un estudiante típico. Tiene vacíos de conocimientos que deben ser llenados.

El tanque nunca está totalmente vacío, así como ningún estudiante llega con ignorancia total.

Te sorprenderá saber que todos los estudiantes, aunque jamás hayan cursado un solo grado del bachillerato, están en capacidad de responder correctamente preguntas de la prueba SABER 11.

Nosotros lo hemos comprobado con hechos concretos.

Todos nuestros aspirantes que presentan una prueba inicial, basada en preguntas reales SABER 11, han podido resolver varias de las preguntas.

De hecho, el puntaje mínimo absoluto obtenido fue de 23 sobre un máximo de 100. Todos los demás han estado encima de 23.

Por eso, el tanque de tus conocimientos, en el peor de los casos, está como el de la anterior imagen. Es decir, las probabilidades de que tu tanque esté más alto que ese son muy altas.


¿Cómo saber cuál es tu nivel actual de conocimientos?

Esa es la magia de los simulacros. Son como un medidor de volumen de agua. Nos dicen qué sabes y qué no sabes, en cada una de las cinco materias que componen la prueba SABER 11.

Tus respuestas correctas son conocimientos adquiridos y las incorrectas, conocimientos por adquirir. ¡Así de simple!


El tanque lleno hasta la mitad: tu meta.

Este tanque representa la meta que debes alcanzar.

Figura 3. El tanque lleno hasta la mitad representa la meta de conocimientos que debes alcanzar.

La prueba la pasas con 30 puntos sobre un máximo de 60, es decir, la mitad.

Por lo tanto, para un validante individual, todo se reduce a empezar a introducir baldados de conocimientos al tanque de la figura 2 para alcanzar el nivel del tanque de la figura 3 o mejorarlo.


¿Cómo lo hacemos?

Mediante los talleres. Es donde el estudiante debe pasar la mayor parte del tiempo, adquiriendo nuevos conocimientos.

Realmente la distancia no es mucha.

Todo su esfuerzo, se debe centrar en lograr ese cometido. En caso de alcanzar la meta, se ha ganado, por mérito propio, su diploma de bachiller académico. Lo entrega el mismísimo Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Educación Nacional y el ICFES.

Te va a tranquilizar el hecho de que en nuestras estadísticas, 9 de cada 10 estudiantes han pasado la prueba.

Es un gran logro si consideras que a nivel nacional el promedio es 3 de cada 10.

La siguiente frase lo resume todo.


Mediante simulacros de pruebas tipo ICFES identificas tus vacíos de conocimientos y mediante los talleres llenas esos vacíos.


Es el corazón de nuestra metodología. Si la sigues al pie de la letra y estudias con dedicación, tienes más del 90% de probabilidades de lograr tu anhelado sueño.


La situación es diferente para un estudiante de Pre-ICFES.

Por una parte, su segundo tanque está bastante más arriba. Al fin y al cabo, es un aprendiz que ya cursó prácticamente todo el bachillerato.

Además, su meta no es obtener la mitad del puntaje. Muy seguramente, si quiere aspirar a ingresar a una buena universidad, deberá fijarse un objetivo más retador.

La lógica sigue siendo la misma. Identificar dónde están sus vacíos de conocimientos y llenar esos vacíos.

🛑 AVISO: Si haces esto, podrías perder el tiempo y la plata.

No son pocos los estudiantes que creen que memorizando las respuestas de los simulacros, van a poder responder correctamente las preguntas de la prueba real.

¡Error Garrafal!

No lo hagas. Es pésima estrategia.

Te lo explico.

Haz de cuenta que los simulacros son como termómetros. Éstos miden la fiebre pero no la curan. La curación se logra con medicina.

Con nuestra metodología ocurre algo parecido.

Los simulacros permiten medir tu nivel de conocimientos sobre temas específicos, pero son los talleres los que aportan nuevos conocimientos.

En pocas palabras, ¿cómo es nuestra metodología?

Consiste en responder muchas preguntas de todo el bachillerato. Son casi mil en total. Son cuestionarios de preguntas tipo ICFES. Son los dichosos simulacros.

Tus respuestas correctas son conocimientos que ya tienes. Eso no lo debes estudiar, si no quieres. En cambio, tus respuestas incorrectas son conocimientos que aún no tienes. Eso sí que lo debes estudiar.


¿Cómo haces para estudiarlo?

Muy fácil. Para eso son los talleres. Cada taller te presenta los mismos temas del simulacro que lo acompaña, solo que no en formato de pregunta sino en formato de material de estudio.

Te explico con un ejemplo.

Digamos que presentaste el simulacro número 8 de matemáticas que tiene 22 preguntas y fallaste las preguntas 10 a la 15.

Eso significa, que en el taller no debes estudiar las preguntas 1 a 9 ni 16 a 22 pues son conocimientos que ya tienes. En cambio, te debes concentrar en estudiar las preguntas 10 a 15.

¡Pero ojo! El taller no te va a enseñar a responder las mismas preguntas que ya te hicieron sino que te va a enseñar todo el tema.

Me explico.

Si fallaste una pregunta de la reproducción celular, te enseña todo ese tema.

Si fallaste una pregunta sobre suma de fracciones, te pone a hacer todo tipo de ejercicios con números fraccionarios.

Si fallaste una pregunta sobre la Edad Media, te pone a estudiar toda la Edad Media.

De esa manera, la próxima vez que te hagan una pregunta sobre esos temas, tendrás más posibilidades de responderla correctamente.

Lo que logramos con todo esto es optimizar tu tiempo de estudio y prepararte lo más rápido posible para presentar el examen de validación.

Pero, ¿te tienes que conformar con obtener apenas la mitad del puntaje?

No. Rotundamente no.

Nuestra prioridad #1 es que te gradúes de bachiller y la prioridad #2 es que obtengas el puntaje más alto posible.

Así medimos nuestro éxito. Y, honestamente, es también la meta de muchos estudiantes. No nos interesa para nada que nuestros estudiantes no se gradúen. Por eso, en caso de que no pasen la prueba en el primer intento, tienen acceso a todo el material de estudio, sin costo adicional, hasta que obtengan su diploma.

Pero nuestra meta no necesariamente es tu meta. El material al que tienes acceso te explica la gran mayoría de los temas de la validación. Así, y con tu disciplina para estudiar, podrías obtener un puntaje muy alto, como el requerido en algunas de las mejores universidades de Colombia.

Comentarios y Preguntas

6 comentarios